Fisuras por retracción del hormigón en la ejecución de inmuebles

El problema de las grietas en un edificio es de una problemática demasiado amplia. Las grietas pueden deberse a errores en distintos momentos de la ejecución.

Pueden aparecer por un fallo en el tipo de hormigón calculado por el arquitecto, o por el tipo de ejecución de un muro, por ejemplo, en donde no se respetó si la dosificación de agua-cemento, o donde no se respetaron los espesores de seguridad. Esto es, las distancias mínimas entre el armado de acero y la cara exterior del muro.

Fisuras por retracción del hormigón en la ejecución de inmueblesRecordemos que esto último, el débil espesor del recubrimiento sobre las barras es una patología importante. Con frecuencia encontramos viviendas que debemos reformar porque las paredes han reventado literalmente. Y la causa no es más que los fenómenos de dilatación o contracción del acero, que el recubrimiento no es capaz de soportar, y debido a su naturaleza frágil, fractura.

En la página http://aparejadorencoruna.com/humedad-condensacion/ se han descrito una gran tipología de daños en fachadas debido a la humedad por condensación.

Pero si nos centramos exclusivamente en las lesiones habituales por retracción en la estructura de un inmueble, tenemos:

Fisuras debidas a la retracción hidráulica: se produce cuando el hormigón se deforma de manera espontánea, por causa de la evaporación del agua presente en los poros del material. En estas circunstancias influye el tipo de árido empleado, la temperatura ambiental y la humedad del lugar.

Fisuras por retracción del material antes del curado: Esto es muy común durante la fase de hormigonado, cuando se utilizan encofrados de madera, material muy absorbente de agua. También es frecuente que el hormigón cuando todavía está blando, se vaya asentando sobre el molde, y esto origine aparición de fisuras por acomodación del material.

Grietas de retracción originadas con posterioridad al fraguado: La retracción hidráulica, si es demasiado prolongada, provoca esfuerzos internos que el material no puede soportar. Y en esto también influye el hecho de que el hormigón tiene un pésimo comportamiento a tracción. Funciona muy bien a esfuerzos de compresión. Pero se comporta muy frágil frente a acciones externas que intenten traccionarlo.

Fisuras por aumento de volumen: aquí el agente causante de la patología es el óxido y posterior corrosión. Los fenómenos térmicos, los agentes atmosféricos como la lluvia o el viento, y especialmente las emisiones contaminantes provenientes de vehículos, van atacando lentamente la superficie exterior de las fachadas expuestas a esa calle. Y ese ataque se produce en disgregación del revestimiento, sobre el que van apareciendo fisuras por donde entra el agua. Y a partir de ahí solo es cuestión de tiempo que alcancen la armadura metálica presente en el interior del muro.

Recordemos que esta armadura resiste muy mal la acción del agua, produciéndose rápidamente la aparición del óxido que la hace aumentar de volumen y presionar contra el hormigón que la rodea. De ahí la aparición de tensiones y posteriores grietas que crecerán hasta alcanzar las paredes de nuestro hogar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s